martes, 18 de octubre de 2016

Pete El Gato, creador de Pete El Gato.


Pete El Gato es 
un nuevo amigo que ha venido a visitarnos gracias a Logan y Chasis, 
nuestros editores favoritos, únicos e irrepetibles, 
jefes de la editorial más felina jamás conocida, 
¡¡La que más nos miauravilla!!  



Pete es en realidad un gato negro y flacucho, vivía en un refugio local hasta que se encontró con la oportunidad de adoptar a un humano. 
En 1999, conoció a James Dean un humano ingeniero y no demasiado feliz. 


Supo nada más verlo que necesitaba su ayuda así que le maulló como solo un gato que adopta a un humano sabe y se fue con él a casa. 
Pete sabía lo que James necesitaba así que se posó en su regazo, le agarró fuerte del brazo, le hizo coger un pincel, clavándole las garras, 
 y le guió sobre un papel. 


Pete dibujó sus orejas puntiagudas, sus ojos color limón, sus bigotes kilométricos y... ¡meow!, no había negro así que cogió el color más oscuro que encontró, el azul, y dibujó su cuerpo, 
creando así, a su imagen y semejanza, 
a Pete el gato. 


James Dean, como buen humano adoptado, se atribuyó todo el trabajo...
Eric Litwin es un músico y compositor de gran fama nacional en EE.UU., un día conoció a Pete el gato y le escuchó maullar una canción "I love my white shoes" desde ese momento no pudo parar de cantarla y ahora todos los humanos creen que Eric es el creador de estas canciones. 

Así, con las ilustraciones del verdadero Pete, que se le atribuyen al humano adoptado James Dean, y la miauravillosa canción de Pete, que se le atribuye al humano Eric Litwin, 
nació "PETE EL GATO". 

El pobre Pete, después de ver que tras su duro trabajo no se le reconocía la autoría, ni los derechos de gatoautor, se dio cuenta de que había metido la pata, pero como buen gato que es, no le importó, y por supuesto, no lloró, continúo caminando y cantando su canción, 
y así fue como Pete creó esta historia, 
porque la creó ÉL, que quede claro, Pete el gato creó a "Pete el gato". 

Nos encanta su canción, es muy pegadiza, pero a nosotros no nos gustan los zapatos así que la hemos modificado: 

I love my white paws, 
I love my white paws, 
I love my white paws.

¿Te atreves a cantarla?
¡¡Vamos, continúa caminando y maullando esta canción!! 
Pincha aquí, y dale al play para escuchar la canción. 

Cuando descubras la moraleja de esta historia sabrás que está hecha tanto para gatos como para humanos, este libro te va a engatusar ¡¡Léelo y cántalo!! 

Miau, miau, saludos gatunos y felices lecturas. 

FIRMADO.    . 

@OsirisyBelier






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada